Agenda Mujer
Consejos practicos sobre aquello que definitivamente no hay que hacer al decorar un ambiente. Con estas advertencias (bien conocidas por los decoradores profesionales) podrás evitar malgastar su tiempo y su dinero, y lograrás lo más importante: tener una casa de máxima belleza. Así como existen reglas que garantizan que un lugar luzca grandioso, también existen pautas sobre lo que puede producir un desastre en una habitación. Diseñadores de interiores revelan algunos de los errores más comunes a la hora de definir la decoración de un espacio.





 



  1. No pintar un ambiente sin probar antes el color en una parte del mismo. Teniendo en cuenta que la pintura es uno de los componentes fundamentales a la hora de decorar una casa, es importante para evitar errores y pérdidas de dinero y esfuerzo, hacer una prueba de los colores en un sector de las paredes. De esta manera es posible ver cómo quedan realmente los colores elegidos, una vez secos, en el ambiente a decorar, en relación con los demás elementos del lugar y con las distintas luces del día y la noche. Las muestras de pintura muchas veces pueden confundir, porque la pintura luce diferente en papel y bajo luz artificial.
  2. No olvidar que cada color puede variar de matices, más claros y más oscuros, limpios o sucios, de modo tal que es posible incorporar estas variantes en el esquema de color para evitar la monotonía.
  3. No olvidar que cada color provoca ciertos efectos en las personas. Esto significa que hay que prestar especial atención a la paleta cromática que se elija para pintar paredes y cielorrasos, ya que los colores elegidos crearán una determinada atmósfera. Así como el verde genera un espíritu de paz, el rojo es un color que despierta los sentidos, el amarillo y el naranja provocan alegría, el azul, tranquilidad y cada color da a un ambiente un sentido único.
  4. No emplear demasiados colores ni estampados. Nada peor para la decoración de una casa que utilizar tapices y telas multicolores y con diversos estampados (rayas, lunares, cuadros, flores etc.). Los decoradores de interiores saben que para que una habitación sea realmente bella debe primar la simplicidad: pocos colores bien combinados para paredes, muebles y accesorios, y como máximo tres tipos de estampados (siempre que sean combinables). Para las cortinas, alfombras y tapicería en general, muchas veces es conveniente elegir un estampado y luego otras telas de color liso o con el mismo estampado pero con una textura diferente. De este modo se evita el caos y la saturación visual.
  5. No comprar muebles que tengan la medida incorrecta. Un error común es que las personas muchas veces compran un mueble sin tener en cuenta las medidas reales del ambiente para el que será destinado. Llevadas por el impulso, muchas veces compran un mueble porque es atractivo o porque está de oferta, sin tener en cuenta su tamaño y la relación con el espacio que se va a decorar. Siempre es preciso contar con las medidas de la habitación, para poder comprar los muebles adecuados y no perder dinero en elementos que lucirán mal y serán poco prácticos.
  6. No ubicar los muebles contra la pared. Aún cuando parezca una estrategia para obtener más lugar, sólo se logra una decoración antiestética. Si se coloca la cantidad adecuada de muebles en el centro y dejando espacios entre ellos también es posible contar con una habitación espaciosa y cómoda. Además, agrupar los muebles en las distintas partes de un ambiente lo hará más ameno y atractivo.
  7. No colocar los muebles obstruyendo el paso. Tal vez una mesa o un sillón quedan bien en una determinada parte de la habitación, pero molestan el tránsito o la apertura y cierre de puertas y ventanas. En ese caso, habrá que disponer los elementos de modo tal que favorezcan la practicidad. Antes que nada, un ambiente debe ser práctico y funcional.
  8. No comprar muebles impulsivamente. Hay que evitar caer en la tentación de comprar un mueble sólo porque está de oferta o porque tiene un color y/o tapizado atractivos. Lo más importante es que tenga la medida adecuada a la habitación en la que se utilizará, y que sea de buena calidad. Luego es posible retapizarlo con la tela y el color deseados.
  9. No disponer muebles aislados entre sí. Uno de los criterios básicos de la decoración de interiores es lograr una atmósfera en cada ambiente, y entonces es importante crear una unidad entre los muebles, acorde al estilo deseado. Un modo de obtener esa unidad es pintarlos a todos de un mismo color o emplear en ellos un mismo tapizado (o tapizados que combinen entre sí).
  10. No perder de vista el punto focal de la habitación. La totalidad de los muebles debe ubicarse en relación con aquel elemento elegido como centro de atención. Así, en el caso de un comedor, si el punto nodal es una gran mesa de madera tallada, todos los demás componentes deben estar ubicados en torno a ella y siguiendo su estilo, para resaltarla.
  11. No llenar una habitación de piezas de colección. La simplicidad es un principio fundamental en la decoracion de interiores así se trate de un estilo vanguardista o tradicional. Esto quiere decir que hay que evitar saturar los espacios con adornos. Si Ud. colecciona algún tipo de objeto, lo mejor es que elija aquellos que más le gusten para exponerlos.
  12. No seguir los caprichos de la moda sin tener en cuenta el estilo propio. A la hora de decorar una casa es bueno tener en cuenta las últimas tendencias, pero siempre respetando el gusto personal y general que se le quiere dar. Así, no se puede cambiar constantemente de decoración, del mismo modo que tampoco se puede llenar la casa de accesorios de moda, si no tienen relación con el estilo de la casa.
0 Responses

Publicar un comentario